¿Quién se beneficia de los suplementos de grasa y aceite?

EPA y DHA: Una extensa investigación científica (los ácidos grasos omega-3, también llamados ácidos grasos n-3, que incluyen EPA y DHA) muestra que estas grasas buenas ayudan a producir sustancias llamadas prostaglandinas que regulan la inflamación en su cuerpo. Los ácidos grasos omega-3 también reducen el grosor de la sangre y reducen los niveles de colesterol y triglicéridos en la sangre, disminuyendo el riesgo de enfermedades cardíacas. La EPA y el DHA se utilizan para ayudar a tratar los siguientes síntomas:

  • Asma bronquial
  • Arritmia cardíaca
  • Diabetes
  • Úlceras gástricas
  • Presión arterial alta
  • Niveles altos de colesterol y triglicéridos
  • Enfermedades inflamatorias intestinales (colitis y enfermedad de Crohn)
  • Dolores de cabeza por migraña
  • Artritis reumatoide u osteoartritis
  • Afecciones de la piel como eccema y psoriasis

DHA y EPA vienen en forma de cápsulas, en un producto de aceite de pescado en cápsulas, o en forma líquida, que se puede espolvorear en los alimentos o en las bebidas. Los ácidos grasos omega-3 se encuentran típicamente en pescados grasos de agua fría, como el salmón, el atún, la anguila, la caballa, las sardinas, el arenque y la trucha.

Tome de 1,000 a 2,000 mg, dos veces al día, de EPA y DHA para uso terapéutico para alergias, asma y artritis. Para el mantenimiento normal, la dosis sugerida es de 300 a 500 mg, y gran parte de esto puede provenir del consumo de pescado graso. Algunos investigadores recomiendan tomar un balance de DHA y EPA, junto con vitamina E. (Usted puede tomar de 1,000 a 2,500 mg diarios de aceite de salmón o Max EPA para mantener un balance entre los dos).

Aceite de linaza: El aceite de linaza es una excelente fuente de ácidos grasos esenciales, pero no debe ser usado en la cocina, ya que es altamente perecedero. Debido a que el DHA se encuentra principalmente en la carne, especialmente en el pescado, los vegetarianos tienen poco o nada de DHA en sus dietas.

El aceite de linaza se puede utilizar para ayudar a tratar algunas de las mismas enfermedades y síntomas que el DHA y la EPA, especialmente enfermedades de la piel como el eccema y la psoriasis, y condiciones inflamatorias crónicas como la artritis.

Algunos médicos recomiendan la harina de linaza o el aceite de linaza con alto contenido de lignina como un complemento útil a la terapia de reemplazo hormonal porque los AGE parecen controlar algunos de los síntomas adversos de la menopausia.

Las cantidades sugeridas son de dos a cuatro cucharaditas, hasta dos cucharadas por día, o cinco a seis cápsulas de aceite de linaza.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *