El regalo perfecto

Si hay un Rolex que desencadena pasión, ¡es el Daytona! Objeto de todas las fantasías, gracias a Paul Newman, que en 1969, en la película Virages (“Winning”), llevaba el número de referencia 6239, Daytona debe su mito a un movimiento fiable y bien diseñado (ambos Valjoux 72 y Primero de Zenith), una excelente calidad de fabricación y un precio excepcional en el mercado de ocasión. Pocas marcas pueden presumir de tal éxito!

El regalo perfecto

El reloj Rolex tiene esta imagen del objeto utilizado para conmemorar un acontecimiento especial, una etapa clave en una vida: diploma, boda, promoción… Para celebrar tales momentos, tres perfiles Rolex parecen ser el presente ideal: el Submariner, el GMT-Master y el Oyster Date. El Submariner, clásico e intemporal, es un poco como el Rolex que “agrada a todos”, el que es unánime. Su bisel giratorio con hitos luminiscentes, su chic reloj de buceo lateral, su mítico estuche de ostras, su trío de manecillas luminiscentes… Reconocemos un Submariner a cien metros, y siempre nos viene a la mente el mismo pensamiento:”Me gustaría tener el modelo con el bisel de tal color y la esfera de este color”; negro, verde, azul, todos tenemos un Submariner en nosotros!

El GMT-Master, sencillo y robusto, con un encanto mágico, es el primer Rolex que incorpora la lupa de calendario:”el ciclope”. El reloj, cuya mano GMT puede utilizarse como brújula, ha sufrido muchos cambios a lo largo de las décadas: la versión original (producida hasta 1956) es identificable gracias al bisel de baquelita. La pieza núm. 1675 tiene hombros protectores para la corona y un triángulo de aguja GMT más grande. El 16700 muestra índices anillados y agujas de oro blanco, mientras que el 16760 presenta un bisel bicolor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *