Banorte en su Empresa: Hipoteca convencional

Después de haber adquirido un estudio en Niza, no lejos de la playa y del centro de la ciudad, al precio de 123.000 euros (excluyendo las obras a realizar por un importe de 13.000 euros).

Me gustaría saber el costo que se espera para el registro de la hipoteca. ¿Cuáles son las tasas de registro de una hipoteca y cuánto cuesta? ¿Cuál es la diferencia entre una hipoteca convencional y una IPPD?

Leer más: https://banorteensuempresa.review/dar-de-alta-cuenta-banorte-en-su-empresa/

Banorte en su Empresa: Hipoteca convencional

Respuesta : La garantía hipotecaria permite al acreedor garantizar el préstamo al tener la posibilidad de embargar la propiedad en caso de incumplimiento por parte del prestatario deudor.

Los honorarios para el registro de una hipoteca varían dependiendo de la forma de la hipoteca que ha sido tomada por el acreedor. Las cuotas de registro de la hipoteca varían dependiendo de si lo es o no:

  • una hipoteca judicial o hipoteca provisional;
  • una hipoteca convencional;
  • una hipoteca legal.

Las comisiones hipotecarias a menudo representan un porcentaje del valor estimado de los activos hipotecados (raramente fijos).

Banorte en su Empresa: Costo variado

Por término medio, estos costes ascienden a entre el 1,1 y el 1,6% del importe total que debe garantizarse, es decir, el importe del préstamo.

La tasa incluye un conjunto de formalidades:

  • los honorarios del notario;
  • derechos de registro, trámites e impuesto sobre la publicidad de la tierra;
  • cualquier costo legal.

PPD más barato

La solución de seguridad de IPPD – el registro de gravámenes del prestamista – es más barata que una hipoteca.

Permite la venta del bien inmueble y luego el reembolso del acreedor en caso de impago del deudor.

Sin embargo, el PPD o IPPD sólo es válido para la compra de bienes raíces y terrenos antiguos – ni en construcción, ni en construcción, ni bajo VEFA, ni para propiedades existentes.

Ejemplo: Para un préstamo inmobiliario destinado a la adquisición de un bien inmueble antiguo, el coste de una garantía hipotecaria del tipo Privilège de Prêteur de Deniers (IPPD) ascendería, por término medio, a entre el 0,5% y el 1% de la cantidad prestada (para 200.000 euros, habría que desembolsar 2.000 euros).

¿Cuáles son las definiciones de hipoteca recargable e hipoteca de anualidad vitalicia?

El préstamo hipotecario vitalicio es un préstamo cuyo capital e intereses son reembolsables en fin, en el momento de la muerte del prestatario principal a través de la venta de la propiedad puesta como garantía o el reembolso por los beneficiarios.

Los herederos o legatarios de la persona mayor pueden quedarse con los bienes si así lo desean, en cuyo caso deben reembolsar todas las cantidades pendientes al banco.

El préstamo se utiliza para proyectos personales (compra de un coche, barco, vacaciones, etc.).

El recurso a un notario es necesario ya que la persona mayor contrata su residencia principal, secundaria o una propiedad de alquiler como garantía.

En cuanto a la hipoteca recargable, se trata de un contrato (cancelado el 17 de marzo de 2014) por el que un prestatario obtiene un préstamo personal basado en el capital ya reembolsado al banco y el valor de la propiedad.

En otras palabras, el propietario recargaba su capacidad de financiación personal con cada pago efectuado.

Su modo de funcionamiento era similar al del crédito renovable.

La Federación Bancaria Francesa (FBF) indicó:

“La hipoteca recargable permitirá a un prestatario (senior, jubilado o anciano) que haya amortizado una parte de un préstamo inmobiliario garantizado por una hipoteca, poder movilizar una parte de su capital disponible para pignorar un nuevo préstamo conso u otros”.

Esto “ofrecería a ciertas personas mayores y propietarios una solución adecuada para la financiación de las obras de renovación, las obras de vivienda, la transferencia de propiedad y la creación de una empresa.

La legislación vigente prevé la recarga de esta hipoteca para todo tipo de créditos: personales, inmobiliarios, de consumo, con excepción de los revolving o revolving, profesionales, etc. »

El producto de la hipoteca recargable se retiró del mercado debido al riesgo de sobreendeudamiento de los prestatarios que podían endeudarse de por vida y que no podían hacer frente a los plazos mensuales.

Banorte en su Empresa: Datos para recordar

  • La edad mínima para obtener un préstamo hipotecario vitalicio es de 60 años;
  • el importe medio prestado de una hipoteca sobre una renta vitalicia asciende a 100.000 euros;
  • los costes medios de tasación de un inmueble ascienden a 650 euros;
  • el tipo de interés es fijo y se sitúa en torno al 4,80%;
  • las regiones de parís y niçoise representan los principales lugares de residencia de los prestatarios de hipotecas de por vida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *