China da un gran salto adelante

Récord de empleo, superávit presupuestario, fuerza de exportación y libros de pedidos completos: la economía alemana está progresando mejor que desde hace mucho tiempo.

Pero la buena ubicación es engañosa, sin embargo, porque la ubicación D está perdiendo terreno cada vez más en una comparación internacional. En el ranking de los 63 países más poderosos publicado por el IMD World Competitiveness Center de Suiza en Lausana, Alemania es sólo el 13º de este año.

Hace cuatro años, los alemanes seguían en sexta posición y desde entonces han perdido terreno. La situación es aún peor en lo que se refiere a la digitalización. El primer ranking de competitividad digital del IMD se basa en el hecho de que la economía más grande de Europa sólo ocupa el puesto 17º.

Esto significa que Alemania sólo lo está haciendo moderadamente bien en este campo, que es tan crucial para la viabilidad futura de la economía, muy alejada de los Estados Unidos y los tigres asiáticos, pero también de varios países europeos. Según el análisis de los investigadores de IMD de Hong Kong, Suiza y Singapur, los EE. UU. siguen a las ubicaciones más competitivas del mundo.

China da un gran salto adelante

En comparación con el año anterior, el único cambio en la cima es que Estados Unidos y Singapur han cambiado de lugar. Dentro de la UE, los Países Bajos, Irlanda y Dinamarca son los países con mejores resultados.

Los Emiratos Árabes Unidos también se clasificaron entre los diez primeros, tras haber mejorado en cinco posiciones desde el año pasado y haber superado a Alemania. Los chinos también dieron un gran salto hacia delante, que avanzó de 25º a 18º. Los franceses, en cambio, se mantienen casi inalterados en el puesto 31º y los italianos también están en el 44º.

Los investigadores atestiguan que la población alemana se ha deteriorado en numerosos campos. Esto se aplica sobre todo a las condiciones marco establecidas por el Estado.

La política fiscal alemana está calificada como particularmente desfavorable, y los alemanes se acercan a la parte inferior de la lista a nivel internacional. También se critica la carga extremadamente alta que pesa sobre los empresarios con costes laborales no salariales. Las regulaciones estatales para la economía también están mostrando signos de deterioro.

Europa es un gran proyecto

Lo peor fue el enfrentamiento entre Angela Merkel y Martin Schulz. Sólo durante 40 minutos, los interrogadores -todos periodistas destacados de las cadenas de televisión- hicieron preguntas sobre el tema de los refugiados. Apenas quedaba tiempo para el futuro.

El único partido que se preocupa activa y ampliamente por el futuro es, en mi opinión, el FDP, y por eso votaré a favor el domingo. Por fin necesitamos una voz liberal en el gobierno.

En un acto de campaña electoral en Mainz anteayer por la tarde con Christian Lindner, el presidente del estado de Renania-Palatinado Volker Wissing me dio el mejor discurso que he oído en la campaña electoral (aquí un discurso similar ante el parlamento estatal).

Describió lo bien que le va a nuestro país, cómo podemos construir sobre él. El FDP se basa en la educación digital, nuestra industria orientada globalmente, las empresas de nueva creación y puesta en marcha, los modelos modernos de tiempo de trabajo, la movilidad en lugar del uso de motores.

Europa es un gran proyecto

Pero lo que más me impresionó, sin embargo, fue su compromiso con Europa como proyecto de paz. Wissing recordó que Europa surgió de la reconciliación de Francia con Alemania, primero como una unión del carbón y el acero y la Comunidad Económica Europea, luego como la CE y hoy como la UE.

Europa, con todos sus fracasos y dificultades, es un gran proyecto de pueblos que, tras dos terribles guerras mundiales, no quieren volver a la guerra. Más de 70 años de paz, nunca antes en la historia europea. Esto no debe verse comprometido por el nacionalismo, la demarcación y el resentimiento.

Por cierto: La palabra “”refugiados”” nunca pasó en Wissing. ¡Qué alivio!

Muchos medios de comunicación, el SPD y la izquierda, hablan en Alemania sólo de dos minorías: los ricos y los pobres. Nadie habla del medio, sin el cual ni ricos ni pobres podrían vivir aquí.

La verdadera injusticia concierne al centro

Incluso la televisión de ZDF lleva un “”documental”” al mejor momento del día pocos días antes de las elecciones, que no repite más que tópicos, provoca envidia y no pierde ni una palabra del centro. “”The Great Wealth Check””, filmado hace seis meses y enviado cinco días antes de la elección.

La verdadera injusticia social es que los asalariados medios y mejor remunerados, las medianas empresas y los profesionales autónomos son vacas lecheras, que se ven constantemente cargadas de impuestos y cotizaciones a la seguridad social para financiar 1 billón de euros en transferencias sociales anuales, como ya he explicado aquí.

El SPD ha cometido el gran error de propagar un programa para una minoría con “”justicia social””. Grupo objetivo equivocado, sólo se puede decir. La mayoría de los alemanes están bien, ¿por qué cambiarían a una fiesta de lamentos? Martin Schulz desaparecerá después de las elecciones. Elegido con el 100 por ciento de los delegados del SPD votaron, aterrizó como alfombra con 21 por ciento, que desastre.

Mejor el SPD como líder de la oposición que el AfD

La única oportunidad para que los Verdes mantengan su perfil de pelado es una coalición jamaicana, es decir, negra, amarilla y verde. Para mí, esto sería una coalición sensata de estabilidad (CDU), orientación digital futura (FDP) y sostenibilidad (Partido Verde). Preferiría que el SPD, como líder de la oposición, se convirtiera en el país de la ayuda para el desarrollo tres veces más que el de la ayuda para el desarrollo.

El AfD se había quedado muy atrás en las encuestas hasta el “”duelo”” de los candidatos a la cancillería. En particular, los telespectadores han movilizado a los partidarios de la ayuda para el desarrollo con los temas “”justicia social”” y “”refugiados””. Ambos temas deben ser ilustrados más dramáticamente que los temas del futuro como la digitalización. Por lo tanto, es probable que la AfD ingrese al Bundestag con dos dígitos, lo que resultará embarazoso para nuestro país.